Blogia
Temas 4-5 y 6 de Lingüística

LOS ÓRGANOS PRINCIPALES DE LA ARTICULACIÓN

LOS ÓRGANOS PRINCIPALES DE LA ARTICULACIÓN

LOS ÓRGANOS PRINCIPALES DE LA ARTICULACIÓN

La voz humana es una función secundaria insertada sobre unos órganos fisiológicos con otras funciones primarias: la respiración y la deglución. En esencia, una corriente de aire proveniente de los pulmones va a transformarse a su paso por el aparato fonador, hasta convertirse en sonidos apropiados para la comunicación humana.

 

El aparato fonador tiene tres partes fundamentales:

  1. Las cavidades infraglóticas (órganos respiratorios)
  2. La cavidad laríngea o glótica (órgano fonador)
  3. Las cavidades supraglóticas (órganos de la articulación)

 Las cavidades infraglóticas

En las cavidades situadas debajo de la glotis se encuentran los órganos de la respiración: diafragma, pulmones, bronquios y tráquea.

El importante para nuestro propósito es el segundo momento de la respiración: la espiración. Los bronquios y la tráquea son meros tubos de conducción, sin ninguna función lingüística.

 La cavidad laríngea (fonación)

La laringe es una especie de caja cartilaginosa situada al final de la tráquea. Es móvil: puede ascender o descender, aunque su posición habitual es la inferior.

La laringe se compone de cuatro cartílagos:

– Cricoides: es la base, en forma de anillo.

– Tiroides (nuez o bocado de Adán), en forma de escudo.

– Los dos aritenoides, de gran movilidad.

En la laringe se encuentran las cuerdas vocales, que son propiamente dos músculos, conocidos también en medicina como repliegues vocales. Están unidas al tiroides y a los dos aritenoides, que se encargan de su movimiento.

La glotis es el espacio triangular que queda entre las cuerdas vocales cuando éstas están abiertas.

En definitiva, la presión del aire hace que la glotis se abra y se cierre. La frecuencia de la vibración de las cuerdas vocales es la misma que la de la onda sonora que origina.

El sonido –la voz– es, pues, el efecto conjunto de la presión infraglótica y la tensión de las cuerdas. El tono puede ascender por la mayor presión del aire y la mayor tensión de las cuerdas (y también por su menor grosor).

Precisamente, el movimiento de las cuerdas vocales genera la primera gran división entre los sonidos articulados:

– Sonidos sonoros, si las cuerdas vocales vibran.

– Sonidos sordos, si las cuerdas vocales no vibran.

 Las cavidades supraglóticas (articulación)

Tras su paso por la laringe, la columna de aire (vibrando o no) pasa a la faringe.

En primer lugar, la acción del velo del paladar genera otra gran división de los sonidos articulados:

  1. Orales, si el velo está adherido a la pared faríngea, y el aire pasa por la cavidad bucal.
  2. Nasales, si el velo cierra el paso a la cavidad bucal, y el aire pasa por la cavidad nasal.
  3. Si están abiertas simultáneamente la cavidad oral y la nasal, los sonidos resultantes son oronasales (llamados habitualmente vocales nasales).

La cavidad oral cambia enormemente de forma y tamaño, gracias a la gran movilidad de varios de sus órganos (otros no son móviles).

El paladar tiene dos zonas:

  1. Paladar duro, subdividido en prepaladar, mediopaladar y postpaladar.
  2. Paladar blando o velo del paladar, subdividido en dos zonas: prevelar y postvelar.

La lengua tiene tres zonas:

  1. El ápice o punta.
  2. El dorso o parte superior, subdividido en predorso, mediodorso y postdorso.
  3. La raíz, en el extremo posterior.

Los incisivos superiores e inferiores cierran la cavidad bucal.

Los alveolos son una zona de transición entre los incisivos superiores y el comienzo del paladar.

Los labios poseen una gran movilidad.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres